Reflexiones y consejos

¿Por qué tengo haters? Quetzal Noah

Unos se sienten muy valientes detrás de la pantalla pero en persona no te miran de frente porque saben que son pobres diablos. Unos están esperando que digas algo que les cale para salir de su nido de ratas y reproducirse como gremblis. Unos tienen poca comprensión lectora y ni siquiera saben hacer compras por internet. Unos pertenecen al gremio de los resentidos buscadores de reconocimiento institucional y creen que porque nunca he ganado una beca no soy bueno; y en dado caso que la ganara estoy seguro que dirían que fue por palancas. Unos se casaron con una idea mía muy extraña sólo porque en algunos poemas escribía tetas y culo. Uno que otro está en contra de todo lo heterosexual y también escriben y creen que sus preferencias sexuales son un talento. Unos hasta me han inventado historias que yo ni sabía que tenía como esa de que fundé mi editorial porque tenía dinero (un dinero que yo no he visto). Uno que otro aspirante a escritor le molesta lo que hago porque soy el recuerdo de lo que no han intentado. Tienen que hablar de mí para tener likes porque cuando hablan de ellos mismos nadie los voltea a ver. Unos se la pasan hablando mal de mis poemas y ni han visto que escribo novelas y cuentos y no son capaces de ser analíticos porque estoy seguro que les terminaría agradando.  Al parecer hago muy bien mi trabajo porque también le da de comer a otros en cuanto a opiniones se trata. Malo fuera que nadie estuviera hablando. Tal vez yo también hablaría mal de un escritor. Me llaman inflado porque creo en mí y me repito a diario que soy un chingón. A algunos los he bloqueado de mis redes sociales y me buscan en otra exigiendo que discuta con ellos como si mi trabajo necesitara su permiso para ser bueno. Antes me clavaba respondiendo pero me di cuenta que ninguno de ellos vale mi tiempo. Hoy miro mi trabajo muy orgulloso y digo: tienes más de doce libro, has avanzado significativamente y es normal tener detractores; qué mejor prueba que demuestra lo influyente que te has vuelto. También me da risa que cuando me auto proclamo “uno de los escritores más importantes de México” les da risa y a la vez les caga que tenga una percepción de mí demasiado optimista; ni pedo, trabajen en su autoestima y probablemente puedan lograr algo para ustedes mismos. El camino es largo y lo más sencillo por hacer es descargar tus frustraciones desde un perfil falso y sentir que tu opinión tiene relevancia porque a un par de pendejos traen la misma mierda en la cabeza que tú. Antes buscaba demasiadas explicaciones para ese odio tan injustificado que tienen muchas personas, pero son distintas las razones como si cada uno perteneciera a un nicho de mercado distinto; la conclusión es sencilla: soy bueno en lo que hago y eso le hace sentir mal a ciertas personas.  

Y bueno, si no te gusta lo que hago, y a pesar de ello estás pendiente de mi trabajo: no te engañes, también eres un fan.

 

Quetzal Noah

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.