Recomendaciones

La espiritualidad que tanto buscas está en barrer y trapear

Las filosofías new age venden la espiritualidad como una experiencia exclusiva de quienes pueden pagarla. He visto un sinfín de mamadas que prometen la armonía, la iluminación y la paz en carteles pegados por los barrios más ricos de las ciudades y en uno que otro hotel boutique de Tulum. 

La gran mayoría de la gente que casi no lee, lo que lee no lo entiende, y lo que no entiende se lo toma muy personal; sí, esa gente, piensa que la espiritualidad es un privilegio de unos pocos iluminados que les deben decir cómo llevar sus vidas. 

Cuando dejas que alguien te diga cómo y hacia dónde dirigir tu vida, te privas de uno de los regalos más hermosos de la evolución: la capacidad de pensar por ti mismo. 

Desde la filosofía zen mexicana de Las Enseñanzas de Don Juan hasta las prácticas en monasterios tibetanos, la meditación que trae consigo La Paz interior no necesariamente tiene que ver con una desconexión absoluta de la realidad sino en prestar atención a una sola cosa y no distraerse. Así se aprende a controlar la mente y los pensamientos que con frecuencia fluctúan en el lago de la fantasía. 

Si quieres una meditación que traiga armonía a tu vida sólo es cuestión de crear un hábito que resulte en un beneficio para tu pensamiento como salir a caminar y prestar atención a tus pasos, jugar con tu perro, beber un té viendo la ventana, escribir sin propósito, tender la cama, barrer y trapear. Sobre todo barrer y trapear, no hay momento más profundo para la espiritualidad que la limpieza del hogar. No subestimes una pequeña tarea. Su paz puede ser más inmensa de lo que piensas y te ahorrarías miles de pesos en libros de búsquedas espirituales y con el tiempo te volverías menos propenso a los engaños de charlatanes que te quieren decir que el pobre es pobre porque quiere y porque no compra sus cursos. 

No subestimes el poder de las pequeñas cosas. De la semilla germina un gran árbol,  lo pequeño contiene a lo grande; eso dice la filosofía del Tao. En la inacción está la acción, ese lugar de absoluta paz al que los budistas llamaron Shangri-la; todo está en saber enfocar la atención y con el tiempo aprenderás a tender tu cama, barrer y trapear para así mantener un estado armonioso con tus pensamientos y el mundo que te rodea. 

Toma lo bueno de lo que lees y comparte lo que piensas.

Quetzal Noah

                                               Si te gusta mi contenido y te caen mal los charlatanes puedes apoyarme con mi pack de libros digitales (no son las respuestas que estás buscando pero te harán pasar un buen rato)

https://quetzalnoah.com/usd/producto/pack-de-libros-digitales/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.