Reflexiones y consejos

Harry Potter y el misterio de por qué la gente cada vez está más pendeja para comprar por internet.

 

 

Hace unos veinticinco años internet llegó para revolucionar el mundo en el que vivíamos. Me escucharé ya viejo diciendo que antes de la llegada del internet la salida de clases en las bancas de un parque era el último lugar de referencia para acordar reunirnos antes de salir al cine, el xv años o una fiesta. Antes de internet tenías que hablar por teléfono a la casa de la chica que te gustaba esperando tener suerte de que no te contestara su papá. Antes de internet los artistas vivían todavía el modelo convencional de ser devorados por gigantes de la industria para poder vivir del arte. Antes del internet toda la poesía que conocíamos era de Sor Juana y Machado.

Hoy con el internet tenemos amigos de otros países, vemos documentales interesantes, viajamos con blogueros, podemos dar a conocer nuestras rolas, pinturas, fotos, dibujos, diseños, cuentos, novelas, poemas y negocios. Desde el celular hay toda una comunidad global de gente moviéndose para llegar a más y más mentes. Solo los despiertos prosperan; o al menos eso pensaba yo…

Tengo mi teoría: la gente lee poco, lo poco que lee no lo entiende y lo que no entiende le ofende o se lo toma muy personal. La gente en internet consume demasiada información. Recetas, viajes, libros, teorías conspiranoicas, tips saludables, rutinas de ejercicio, bailes pendejos, gente imitando las voces de otros o siguiendo influencers que plagian contenido de otros creadores con menos recursos visuales. Es decir, la gente está leyendo todo el tiempo pero ¿realmente comprenden lo que leen? Por ejemplo, tú puedes escribir toda una crónica de un viaje que hiciste a la playa y mencionar la que conociste a un grupo de mujeres con vello en las axilas que eran feministas y las feministas sólo leerán feminista y te dirán ¿acaso eres un machista? ¿crees que las mujeres necesitamos depilarnos para conseguir tu aprobación? Y así comenzar toda una discusión que terminará prejuicios y bloqueos de los cuales no hay mucho partido que sacar. E

El hecho de que tengamos tanta información a nuestro alcance no nos convierte en una sociedad de conocimiento. Esta realidad cada vez se parece más a la de Un mundo feliz de Huxley donde había tanta información que la gente ya no sabía lo que era real y no eran necesarias tantas estrategias políticas de manipulación porque la gente solita ya se encontraba demasiado confundida. Hace falta regresar a la secundaria para retomar clases de comprensión lectora.

El león cree que todos son de su condición, y no es que yo me crea muy león pero estoy seguro que tengo sentido común y puedo leer bien. Al estar bajo ésta condición yo interpreto que la gran mayoría de la gente tendría un poco de curiosidad por indagar lo que no sabe; pero lamentablemente no es así. Les voy a dar un ejemplo. Tengo seis años desde que me gano la vida vendiendo mis libros por internet. Viendo sitios webs y blogs de otros escritores vi que muchos ofrecían métodos de pago con paypal. Lo investigué y me pareció la mejor alternativa para los extranjeros. Mi público en Estados Unidos lo sabe usar bien. En una ocasión un par de lectores en Ecuador me preguntaron cómo podían mandarme el dinero para comprar mis libros, les dije que por paypal, durante seis meses trataron de hacer su cuenta (o al menos eso dicen) luego se rindieron. De cada diez personas de Colombia que me preguntan cómo comprar mis libros, ocho no saben lo que es paypal.

Recuerdo cuando fui a Perú y le decía a la gente que vendía libros por internet como que no entendían del todo cómo lo hacía. Luego de un tiempo batallando con paypal pues decidí hacer un sitio web donde la gente pudiera pagar con dólares porque estamos en Latinoamérica y pues es la moneda más poderosa. ¿Y qué pasó?

Me interesan tus libros ¿cómo los consigo?

Son ediciones independientes, no están en librerías porque no pertenezco a ninguna editorial. Los puedes encargar desde mi sitio web y los enviamos hasta la puerta de tu casa.

Estoy en Bolivia ¿los puedo encontrar en alguna librería?

 Pensamiento: ¿Para qué vergas quieres mis libros si ya me demostraste que no los vas a leer?

 

Me interesa el Romántico Viajero ¿Qué precio tiene?

Son treinta dólares con envío.

¿Cuánto es en pesos colombianos?

 Pensamiento: Si no sabes tu tipo de cambio frente al dólar seguramente ignoras demasiados de los problemas de tu país y también que existen en google herramientas para convertir tu moneda.

 

Y no es que en México tampoco estemos tan avanzados. Hay demasiada gente que prefiere seguir yendo a hacer filas al oxxo y al banco que aprender a usar la aplicación de su banco y ahorrar tiempo y dinero.

Han pasado más de quince años desde que el internet forma parte de la generación que creció con myspace, youtube, amazon, facebook y es increíble que aún no se hayan podido adaptar a las ventajas del comercio electrónico o aprender a usar un par de herramientas que les permitiría por mucho llegar a más personas. Pero bueno, algunos no leerán esto y seguirán siendo de aquellas personas que ven un artículo en Marketplace y teniendo el precio en la publicación se atreverán a preguntar ¿Cuánto cuesta?

Espero no te ofenda el título de la publicación y si te ofendió es porque obviamente no leíste bien lo cuál no era mi intención. Ojalá que no sea así y te encuentres más despierto y curioso para mejorar tu ser digital.

 

PD. A ver si ahora sí te animas a pedir mi pack de libros digitales

https://quetzalnoah.com/usd/producto/pack-de-libros-digitales/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.